Ostapenko consigue su primer título profesional haciendo historia como letona y no cabeza de serie, tras remontar en la final a Simona Halep

La tenista checa jugará el evento británico que tendrá lugar del 19 al 25 de junio y contará con los mejores jugadores del mundo, incluyendo a Angelique Kerber y Karolina Pliskova.

La letona Jelena Ostapenko, que ni siquiera era cabeza de serie, dio la gran sorpresa al proclamarse campeona de Roland Garros, superando el sábado en la final por 4-6, 6-4 y 6-3 a la rumana Simona Halep, que desperdició además la ocasión de convertirse en la nueva número uno del ranking mundial.

Ostapenko, quien cumplió 20 años el jueves, el mismo día en que venció a la suiza Timea Bacsinszky en las semifinales, empezó el torneo como número 47 del mundo y el lunes ascenderá ya al 12º lugar. Con este título, se transformó en la primera jugadora no preclasificada en levantar el trofeo femenino en París desde la victoria de la británica Margaret Scriven en 1933.

La joven letona, entrenada por la española Anabel Medina, sumó en París su primer título individual en el circuito WTA, ya que había perdido las tres finales anteriores que había disputado (Quebec 2015, Doha 2016 y Charleston 2017).

Letonia nunca había contado con un jugador o jugadora en una final del Grand Slam, con lo que este éxito es su mayor logro histórico.

Halep, número cuatro del planeta, volvió a fallar en su segunda final de Grand Slam y la segunda en Roland Garros, tres años después de su derrota ante Maria Sharapova en el encuentro definitivo de la edición 2014.

La caída ante Ostapenko le impidió desbancar a la alemana Angelique Kerber, eliminada en la primera ronda en este Roland Garros, al frente del ranking WTA.

El tenis rumano tendrá que seguir esperando para volver a celebrar un título mayor en este deporte. Virginia Ruzici logró en 1978 el único en Roland Garros, cinco años después de que Ilie Nastase se hubiera coronado en categoría masculina.