Según la Federación Internacional, la tenista italiana reconoció su falta. No podrá jugar hasta el 2 de octubre y se anulan sus resultados, puntos y premios entre el 16 de febrero y el 7 de junio.

La tenista italiana Sara Errani dio positivo en un control antidopaje a principios de este año, según adelantó el diario italiano Corriere della Sera y confirmó más tarde la Federación Internacional de Tenis (ITF).

En los restos de su orina analizados en Canadá tras un control realizado por la ITF el 16 de febrero se encontraron trazas de Femara, el nombre comercial que recibe la sustancia letrozol y que se utiliza en el tratamiento del cáncer de mama.

Al no conocerse un Certificado de Exención Terapéutica (TUE por sus siglas en inglés) para su uso, el consumo de este anabolizante está prohibido y se considera dopaje. La Federación Italiana se ha mostrado de parte de la tenista, que alcanzó la final de Roland Garros en 2012 y que en la actualidad ocupa el 98º en el ranking WTA. Pero la ITF asegura en un comunicado oficial que Errani "reconoció su violación de las normas antidopaje" y pidió "ser escuchada antes de que el Tribunal Independiente tomara una decisión".

Después de las alegaciones de la tenista y de la consideración de los argumentos legales de ambas partes, el Tribunal acordó imponer "un periodo de ilegibilidad de dos meses" para Errani desde el 3 de agosto al 2 de octubre, y que sus resultados entre el 16 de febrero y el 7 de junio (fecha en la que se le hizo otro control que dio negativo) "sean anulados", así como los puntos (373) y premios en metálico que haya ganado en dicho periodo.